Descubren un «pornhub prehistórico» de pinturas rupestres en cuevas del Montgó

Los hallazgos arqueológicos evidencian que nuestros antepasados hacían uso de un primitivo sistema de suscripción equivalente al de las webs eróticas para adultos

Exploraciones arqueológicas recientes han desvelado un nuevo conjunto de pinturas rupestres en varias cuevas del Montgó, donde más allá de manifestaciones simbólicas de arte prehistórico, las explícitas escenas representadas estarían orientadas a un público cavernícola adulto interesado en temáticas de sexo recreativo.

El equipo de arqueólogos llegando a la cueva del Montgó, ascendiendo con incansables ansias antropológicas

Según la disposición de los yacimientos, los arqueólogos interpretan que las pinturas se distribuyeron en varias cavernas a modo de organización de categorías o tipos de contenidos, con especial distinción entre profesionales y amateurs, encontrando evidencias parciales de elementales mecanismos que permitirían a los usuarios algo equivalente a guardar en los favoritos o calificar si les gusta o no.

Entre las interesantes novedades, afirman que el descubrimiento más importante es el desarrollo de un arcaico sistema de suscripción implementando un modelo de trueques, al parecer intercambiando toda clase de objetos o alimentos de forma periódica, permitiendo disfrutar a los trogloditas más acomodados de un exclusivo acceso a cavernas no disponibles desde cuentas gratuitas.

Del mismo modo, los hallazgos de otros restos como marcas contables esculpidas en piedras, o perforaciones en huesos de animales siguiendo aparentemente el ciclo lunar, sugieren la existencia de una especie de programa de pruebas gratuitas, limitando en el tiempo -o restringiendo en número de accesos- los privilegios de uso de las grutas premium.