El nuevo sistema de control de tráfico de la Avenida Palmela evitaría encontrar los tres semáforos seguidos en verde

El dispositivo no ha tardado en ser bautizado por los conductores como "el punyeteret"

Encontrarse con los tres semáforos de la Avenida Palmela en verde de forma consecutiva será a partir de ahora misión imposible gracias a un nuevo mecanismo que evitaría que se diera esta circunstancia con un malicioso rango de efectividad del 99,99% aproximadamente.

El dispositivo ha sido probado en todo tipo de condiciones adversas, introduciendo elementos sarcásticos que pusieran al límite la paciencia de conductores malhumorados en fríos lunes lluviosos del mes de febrero

El despliegue consistiría en una serie de cámaras de tráfico instaladas en los semáforos que se sincronizarían entre ellas con la finalidad de detectar los vehículos que ya han pasado en verde sin detenerse en momento alguno, de modo que arbitrariamente se les impidiera disfrutar de la misma suerte antes del último semáforo.

Orquestado por una red neuronal de inteligencia artificial entrenada para percibir e incrementar las respuestas de impaciencia y exasperación, el sistema de control añadiría además una cámara adicional de infrarrojos que permitiría capturar la matrícula del vehículo de día y de noche, por lo que aseguran usando terminología técnica que «no se va a librar ni el tato».

Según comunica a nuestra apabullada redacción un responsable de tráfico de inusual voz robótica, este tipo de experiencias restrictivas servirían para concienciar a los conductores de su absoluta carencia de libre albedrío en cuanto a circulación de vehículos a motor se refiere, infundiendo además la inevitable necesidad de sentirse subyugado por la inteligencia de las máquinas a causa de la imperfección inherente a todo ser humano.