Escaso éxito en Jávea de la campaña «Regala original, regala Bajoques» para el día del Padre

El tradicionalismo se impone con un balance abrumador de pijamas, "after shaves", desayunos, pijamas, tazas de Star Wars, batamantas y manualidades del cole

Se cumplieron los pronósticos y la celebración del día del Padre en Xàbia este año no ha dado concesión alguna a presentes innovadores y disruptores como los que intentaba introducir una controvertida campaña de marketing autóctona que animaba al consumo de productos locales.

La población de Xàbia podría no estar preparada para asimilar que un bon grapat de bajoques pueda considerarse un regalo válido tanto en días del Padre como en celebraciones navideñas paganas o cristianas

El día del Padre (San José) tiene un carácter de fiesta nacional, aunque sólo siete comunidades autonómicas han decidido mantener este día como festivo, y es de especial importancia en la provincia de Valencia al coincidir con el último día de Fallas, celebrándose este año por Tik-Tok motivado por las restricciones de la pandemia.

Nos acercamos a la agencia de publicidad instigadora de esta peculiar iniciativa, donde el consultor de marketing digital y community manager Rogelio Enla Parra, especializado en redes sociales de mercerías y verdulerías, nos comenta enfervorecido que «el público objetivo no ha entendido el concepto, nuestra propuesta introducía una marca personal con una estrategia de branding sobre valores añadidos».

Volvemos a preguntar -porque no hemos entendido ni papa, nunca hoy mejor dicho- sobre la elección de las «bajoques» y su obvia dificultad en la aceptación de este producto como un regalo apropiado para este tipo de festividades, a lo que Rogelio nos responde que «la auditoría de introducción inmersiva de los assets perfilados pronosticaba una mayor penetración en el mercado de los regalos in the father’s day, la gente no ha estado a la altura del dinamismo requerido».

Pese a nuestra estupefacción nos regala la muestra de «bajoques» que utilizaron para hacer las fotos promocionales semanas atrás, y aunque dudamos por su aspecto mustio que todavía sean comestibles las aceptamos con el fin de salir de allí lo antes posible.