Jávea reivindica «un ventet com el del Poble Nou» con tal de aumentar la esperanza de vida hasta los 100 años

Las autoridades afirman que "ahora que está en marcha lo de la piscina", para equipararnos con Benitachell sería justo y necesario "lo del ventet"

La especial orografía de El Poble Nou de Benitatxell y en concreto sus particulares corrientes de vientos locales serían, según los cuñaos y la sabiduría popular, los factores principales de la elevada longevidad de sus habitantes, aunque hasta la fecha no se han realizado estudios científicos que lo ventolegen.

Un ventent embalsamador sobre la bahía de Jávea impulsaría un turismo de la tercera edad por muchos años

La estrecha relación entre los factores climáticos y la longevidad estaría determinada principalmente por los niveles de luz solar, la velocidad del viento y la humedad, lo cual no solo repercutiría en ciertos hábitos de vida como la dieta o la actividad física, sino también en un contexto medioambiental y social que podría facilitar la preservación de ciertos patrones genéticos.

Todas estas vicisitudes han conducido a que Jávea muestre una gran interés en la imitación de estos modelos climáticos de probado éxito. De hecho, en los últimos años se han sucedido los comunicados de autoridades públicas sugiriendo la necesidad de equiparar las infraestructuras porque «si hem sigut capaços de projectar la piscina, no ha d’existir cap inconvenient a estar a l’altura en quant a vents i ventaes es refereix».

Consultando extraoficialmente a los técnicos pertinentes sobre los motivos que han impulsado esta iniciativa, solo han podido adelantarnos que el interés es evidente dado que «el llevant la plou i el ponent la mou», lo cual entendemos que es un dicho o refrán y quizás no han entendido la pregunta.

Pero al volver a preguntar sobre los desafíos técnicos de la propuesta no han dado más explicaciones que «de ponent, ni bon vent ni bon casament» y, de igual modo, sobre los supuestos beneficios en cuanto a longevidad, dicen que se justifican porque «en gregal, ni peix ni pardal».