La Cocina Tradicional de Jávea admite por fin «les fajites amb sobres de puchero»

Durante años se han buscado fórmulas que renueven la tradición a la vez que permitan cocinar menos y ayuden a cenar pringándose las manos mientras vemos la tele

La cocina tex-mex y la cultura gastronómica xabiera se fusionan al fin con el visto bueno de las autoridades de cocina locales, aliviando la difícil situación en las cenas de los lunes debido a la desesperación de la ciudadanía al tener que cocinar «tots els dies».

Las sobras del puchero, ricas en nutrientes y carbohidratos, poseen una predisposición natural a ser relleno de fajitas

Con ello parecen haberse atenuado las reticencias que, durante muchos años atrás, impedían el reconocimiento de este método de cocina-fusión, situación que sin duda ha cambiado por completo gracias a la presión de las nuevas generaciones y su negativa a seguir sofriendo los restos del cocido siguiendo los cánones de la receta de la ropa vieja.

La comunidad texano-mexicana residente en Jávea muestra sin embargo sus reservas respecto a los términos genéricos utilizados, observando numerosos casos en los que se empleaban tacos, quesadillas o burritos bajo la misma denominación de fajita, que por agravio comparativo sería como llamar de la misma forma al arroz a banda y al arròs amb fessols i nap.

Respecto a las fajitas, éstas pueden ser de harina de maíz o de trigo, y aunque puedes aventurarte a preparar por ti mismo la masa, se recomienda comprar fajitas precocinadas con tal de reducir el acto de cocinar al mínimo posible, limitándose a calentar los restos de puchero y tostar levemente las tortitas.