Luz verde a que la ciudadanía pueda realizar prospecciones petrolíferas particulares

«Abastecer a las gasolineras podría constituir una excelente oportunidad de negocio», declaró un cargo javiense con numerosas acciones petrolíferas

El auge de las gasolineras en la población de Jávea ha generado otras perspectivas de negocio relacionadas con el mercado del crudo, incidiendo en la posibilidad de explotación de las infraestructuras que actualmente son aprovechadas en la tan socorrida economía de autoconsumo que practican los javienses en huertos propios, o ajenos si se dan largas ausencias del vecino.

Un campo de almendros ideal para construir un pozo de perforación de hidrocarburos

La propuesta que está sobre la mesa consistiría en que, de forma particular, los ciudadanos de Jávea en posesión de huerto y mínimas facultades mentales, pudieran contratar a una empresa de prospecciones petrolíferas con tal de que evaluaran la remota posibilidad de que sus propiedades albergaran reservas de combustibles fósiles.

En el improbable caso de éxito de estas prospecciones, el acuerdo implicaría la creación de una cooperativa gasolinera donde los ciudadanos pudieran acudir con el crudo cosechado para su refinación en gasolina,  gasoil, o bolsas de supermercado, otorgándoles a cambio una serie de vales equivalentes al precio de mercado de su aportación que podrían consumir en cualquiera de las gasolineras locales adscritas al programa de autoconsumo del hortet.

Hasta ahora las reacciones han sido de lo más variadas, desde el entusiasmo de los herederos de agricultores que pueden ver una salida a sus interminables campos llenos de hierbajos, hasta la estupefacción de los Vejetes con Huerto que Riegan a Diario (colectivo VHRD), los cuales alzando el gallato al aire han expresado de forma reiterada su desconfianza ante la jugada.