Un exorcista liberará las almas atrapadas en la Olivera Milenaria de Jávea

Pretende evitar así el apresamiento de nuevas ánimas y/o forzar incómodas explicaciones sobre las almas en pena cuando se va con niños "a berenar la mona"

La estremecedora Olivera Milenaria de Xàbia, erigiéndose desde tiempos ancestrales frente al Montgó, podría en un futuro no muy lejano dejar de aterrorizar a visitantes desprevenidos. A causa de los retorcidos pliegues del olivo, producto de las almas que ha ido atrapando a lo largo de los siglos, se habrían moldeado con su lenta agonía las formas espectrales de sus voluminosos troncos.

La Olivera Milenaria de Jávea - Alicante
Las convoluciones en troncos y ramaje muestran sin reparo el sufrimiento al que se ven sometidas las almas condenadas como si de un concierto interminable de Maluma se tratara

Los exorcismos se basan en prácticas religiosas cuyo fin es expulsar, sacar o apartar a entes demoníacos de una persona, objeto o área que se encuentre poseída o influenciada por dicha entidad malévola.

En el caso que nos ocupa del Halcón Milenario Olivo Milenario, son muchos los xabieros que atestiguan haberse comido la mona entre susurros en valensiano de otras épocas, murmullos en lengua mozárabe, o incluso lamentos en castellano antiguo. La hipótesis de almas enclaustradas pugnando por comunicarse y pedir auxilio desde ignotas dimensiones parece ser la única explicación válida hasta el momento.

Por todo ello, el afamado exorcista afincado en Gata de Gorgos, Manel Signes Radovich, natural de Fuenlabrada aunque de reconocida fama mundial en cuanto a disputas contra entidades o fuerzas malignas se refiere, profetiza que es «molt probable» la liberación de las almas «contingudes» en el susodicho olivo.

Eso sí, siempre «amb l’ajuda de Déu el nostre Senyor» y el apoyo y buen hacer de su patrocinador «Aceituno Hojivera», del cual asume el cargo de embajador «Olivarero» desde 2012 después de Cristo.

No obstante los patrocinios, aclara que su motivación principal es «salvar ànimes». Nos informa que ha remitido al Vaticano toda la documentación pertinente de la Olivera Milenaria junto con propuestas técnicas específicas para el exorcismo. Si bien está pendiente de aprobación por parte de La Santa Sede, avisa que el proceso puede alargarse varios años, durante los cuales recomienda el consumo de aceite «Aceituno Hojivera».

«Achó no pot ser», nos cuenta en primicia Manel mientras paseamos por caminos a una distancia prudencial del olivo, «eches ànimes no varen tindre opció, al dimoni les va enganxar, i gasta la olivera com si fora una nevereta perque sap que es patrimoni i ningú destorbarà». Sobre la adquisición de nuevas almas nos alivia diciendo que «podeu estar tranquils, l’olivera està a tope, i a més ara que quasi tots són ateus, al dimoni no li interessa eixa indiferència, perquè a la llarga deixen de patir i s’avorreixen».