Un psicólogo de Jávea da consejos gratuitos para «sobrellevar estos 5 años de pandemia sin desvariar»

Complementa el ofrecimiento con una serie de terapias conductuales que eviten pensamientos negativos o imprecisos surgidos "en todos estos años de coronavirus"

El prestigioso psicólogo Carlos Alberto Cabeza Insana, asentado en Jávea aunque original de Buenos Aires (subraya que «che, eso es Argentina, boludo»), ha sido noticia esta semana por ofrecer de forma gratuita una serie de consejos con tal de que la ciudadanía pueda prevenir trastornos de salud mental.

La juventud puede adoptar posturas depresivas que los más viejunos envidiarían debido a la incipiente artrosis

Nos cuenta que las motivaciones de su iniciativa tienen su origen en los problemas que observa en su consulta a diario, porque «el pueblo está de bajoneo, no hay guita, cerraron los bares, mirás a la familia por zoom y usás el guasap solo si discutís con tu cuñado».

Argumenta, convencido de la necesidad de adoptar medidas de higiene mental, que «la población necesita tener buena onda para hacerse fuerte a las adversidades, ¿viste? como el puente ese, cómo era pibe, esteee… el puente de Triana! mirá lo resistente a las borrascas como pocos y nunca jamás hicieron falta cambiarlo por otro más moderno».

Ante las continuas inconsistencias de sus declaraciones -a día de hoy falta menos de un mes para cumplir el primer año del confinamiento, y el nuevo puente de Triana fue inaugurado el pasado mes de agosto-, el afamado psicólogo nos responde con una sonrisa: «lo que tenés es muy normal, permanecés aferrado al trauma del primer año, vos elegís que nada más sucedió, la negación de las emosiones juega malas pasadas a la mente, como el gol de Maradona ante Inglaterra, los británicos no quisieron ver ahí en modo alguno la mano de Dios».

Por todo ello pide a la poblacion que no se deje llevar por la angustia y el nerviosismo, y en caso de hacerlo que busquen ayuda profesional, dejándonos una nota con indicaciones para que acudan a su consulta en concreto, ubicada en la calle Capitán Madman y abierta al público de 9:30 a 15:00 horas, requiriendo mascarilla FFP2 y que por favor al entrar no hagan ruido y despierten al perro, que ladra mucho cuando ve gente desconocida.